España estrena título


Con el título obtenido esta tarde, España se quitó un gran peso de encima en cuanto a lo deportivo: ganar un Mundial, con lo que esto implica. Para Holanda fue otra decepción, luego de Alemania es el conjunto que más finales perdió en Copas del Mundo, con tres. Ninguno de los dos había podido festejar un campeonato de tal dimensión hasta el momento. La Furia se sacó las ganas. Los de naranja, como en Alemania 1974 y Argentina 1978, fueron segundos.

El estilo de preparar los encuentros por parte de ambos entrenadores –Vicente del Bosque y Lambertus Van Marwijk, respectivamente– y el juego sistemático que habían desplegado ambas selecciones a lo largo de Sudáfrica 2010 permitían pensar que no sería un partido de fútbol, sino una partida de ajedrez lo que se viviría en el Soccer City de Johannesburgo. Con una pareja de reyes de cada lado: Xavi y Andrés Iniesta para España, y Arjen Robben y Wesley Sneijer para Holanda. Dos alfiles por conjunto: David Villa y Pedro por parte de La Roja, y Dirk Kuyt y Robin Van Persie en cancha para la Naranja Mecánica. Y también unos cuantos caballos que tenían como funciones principales acompañar a los ya nombrados y tomar protagonismo solo si el partido lo ameritase, formarían parte del duelo más esperado del 2010. Sin embargo, una vez que la pelota comenzó a rodar, nada de esto se cumplió. Los minutos fueron transformando el juego de ajedrez en uno de damas, donde todas las piezas tienen la misma importancia y ninguna se destaca por sobre el resto. La única diferencia es la posición en que se las ubica.

El primer tiempo del partido del año –como lo denominó gran parte de la prensa a lo largo y ancho del mundo- fue pobre, muy pobre. Ni los que saben manejar la redonda, ni quienes pueden cambiar el sendero de un encuentro a base de esfuerzo e ímpetu rompieron el cero. Un cabezazo de Sergio Ramos a los cinco minutos y un tiro desde fuera del área de Robben que Iker Casillas mandó al corner, solo eso. Lo más destacado fue la paupérrima actuación del árbitro inglés Howard Webb, quien debió haber expulsado a Mark Van Bommel, Nigel De Jong y Carles Puyol por juego brusco.

En la segunda etapa, las piezas comenzaron a acomodarse y se pudo ver aunque sea un poco de lo que se esperaba. El ritmo de juego se agilizó y las figuras de cada selección comenzaron a aparecer: Sneijer e Iniesta, respectivamente. Ya sobre los segundos 45´, los arqueros fueron vitales para que el resultado final sea el mismo con el que empezó la gran final: 0-0. El segundo tiempo del referí fue similar al primero: los nervios y la adrenalina de dirigir un encuentro de tal importancia le siguieron jugando una mala pasada. Sin goles en los 90´, el partido se fue al alargue…

Eran los últimos 30 minutos de Sudáfrica 2010, los últimos 30 minutos para dos selecciones que querían alzar la copa por primera vez a lo largo de sus respetables y sufridas historias. Si bien el 10 holandés seguía haciendo de las suyas, el dominio español opacaba cualquier individualidad de los dirigidos por Van Marwijk en ese trampo del duelo. Tanto va el cántaro a la fuente que a los 116´ llegó la alegría máxima del fútbol: el gol. Iniesta hizo festejar a una Nación con un tanto sobre el final del suplementario. Cesc Fabregas tomó la Jabulani en el borde del área y habilitó al hombre del Barcelona, para que éste anotase con un remate seco cerca de la humanidad de Maarten Stekelenburg, en lo que fue su primera anotación en el certamen, y seguramente la más importante de su carrera hasta el momento. Otra mala para Webb: la jugada de la conversión se originó luego de que el hombre de negro no cobrase un claro tiro de esquina para Holanda.

Ese 1 a 0 fue el resultado con el que finalizó la decimonovena final mundialista, y España, por primera vez, logró subirse a lo más alto del podio.

En una partida de damas en la que se avanza casilleros a lo largo del desafío, Iniesta logró convertirse en rey, y Sneijer quedó solo a un paso.

Anuncios

Sudáfrica 2010: último capítulo

El 11 de julio el planeta entero estará pendiente de la decimonovena final de la Copa del Mundo. España y Holanda son los sobrevivientes de aquellos 32 conjuntos que comenzaron el torneo con el objetivo de estar parados sobre el césped del Soccer City en el último encuentro de la competición, pero solo ellos dos lo lograron.

Dos planteos similares para dos equipos que juegan bastante distinto. El mismo sueño para dos Naciones que jamás llegaron a la cúpula del fútbol a nivel selecciones: ganar una Copa del Mundo.

ESPAÑA:

Hasta el momento, La Furia demostró que la chapa de favorito con la que se la caratuló previo al Mundial no le queda grande. Con siete jugadores del Barcelona –Carles Puyol, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Andrés Iniesta,  Xavi, Pedro y la flamante adquisición, David Villa- y tres del Real Madrid –Iker Casillas, Sergio Ramos y Xabi Alonso- en el once titular que saldría al campo el domingo, el técnico Vicente del Bosque refleja el poderío de ambos conjuntos españoles en la selección.

La sólida defensa, el desmarque constante de los hombres del medio y la garantía de asecho permanente que brinda Villa en el área rival son los puntos fuertes de España. Si bien los de Rojo no fueron capaces de desplegar el juego que les posibilitó ganar la Eurocopa de Suiza-Austria dos años atrás, no quedan dudas que se encuentra en el podio de mejores equipos de Sudáfrica 2010.

¿Figuras? Xavi e Iniesta. Parecería que ambos muchachos juegan a otra cosa, no al fútbol. Caminan la cancha con una soltura pocas veces vista, son claros y encuentran siempre el espacio vacío para recibir el balón.  Son contundentes y rotan permanentemente, como si estuvieran disputando un partido de Futsal, donde el cambio de posiciones es constante y hasta obligatorio.

HOLANDA:

Por el lado de La Naranja Mecánica, llegó sufriendo a esta instancia, pero llegó, que es lo importante. Los dirigidos por Lambertus Van Marwijk están lejos de respetar la tradicional mítica holandesa, la del fútbol bien jugado, con una cantidad considerable de hombres en ataque en cualquier tramo del partido, casi obligados a brindar un espectáculo por parte de su afición.

Ese 4-2-3-1 en el que se distribuyen los europeos en el campo segundos antes de que el silbato suene es solo una ilusión óptica con respecto a lo que luego se aprecia en los 90 minutos. Como ya se remarcó en la nota Quedan pocos, quedan ocho, esos tres hombres que se sitúan detrás de la humanidad del centrodelantero –Robin Van Persie- no son exclusivos para los últimos metros, sino que retroceden para marcar detrás de la línea de la pelota la mayor parte del encuentro.

Del medio para atrás, Holanda se aferra a la rudeza de sus defensores centrales y a la del doble cinco, que tiene como referente a Mark Van Bommel: un jugador que se dedica exclusivamente al golpear, y si envés de utilizar la camiseta naranja hubiese representado a una selección con menor historia mundialista hubiera visto la cartulina roja en más de una ocasión.

¿Figuras? Si bien Arjen Robben y Wesley Sneijer se llevan todos los flashes, el trabajo que está realizando Dirk Kuyt es admirable. En el Liverpool pocas veces retrocede para comprometerse con posiciones defensivas. En su selección ocurre lo contrapuesto, es lateral izquierdo, volante por ese sector, enlace o punta, según la jugada lo amerite. Los mencionados anteriormente –Robben y Sneijer- son fundamentales en la estructura de la nueva Naranja Mecánica, pero lo de Kuyt es para resaltar.

La soltura española contra el orden holandés, el domingo 11 de julio se verá quien logra su primera estrella mundial.

Hasta el 2014…


La imagen del técnico Diego Armando Maradona desplomándose sobre la espalda de Sergio Agüero tras el tercer gol alemán fue un claro reflejo de lo que mostró Argentina en la estrepitosa caída por 4 a 0 frente a Alemania. Diría una derrota que quedará marcada por un largo tiempo.

El partido no comienza cuando están parados 22 hombres con una pelota en el medio del campo, sino que lo hace en la previa, con todo lo que los rodea. Las declaraciones polémicas de Bastian Schweinsteiger y las respuestas de Maradona; las dudas en cuanto a la formación argentina y las certezas alemanas; dos prensas que ya situaban a sus respectivas selecciones en semifinales, formaron parte de este duelo tan esperado por el mundo entero. Para uno era la revancha de Alemania 2006, para el otro este enfrentamiento servía para demostrar que lo que ocurrió cuatro años atrás no fue casualidad.

Ya situados en el 3 de julio a las 11 empezó lo que todos esperaban: que la pelota ruede en el Green Point Stadium. Un gol tempranero de los dirigidos por Joachin Low cambió por completo el rumbo del partido. La albiceleste tuvo que salir a buscar el empate y los europeos, con espacios para la contra, fueron letales. Hicieron cuatro: el primero de Thomas Muller luego de un centro, el segundo y el cuarto de Miroslav Klose, ambos de contra, y el tercero de Arne Friedrich, después de una segunda jugada proveniente de un tiro de esquina.

Esa goleada final deja poco margen para hacer un análisis intensivo del juego y de los merecimientos. Sin embargo, hay que decir que Argentina hizo lo que pudo. Con un planteo erróneo desde donde se lo mire por parte de su entrenador, los sudamericanos intentaron desplegar su juego, eso que saben, mover la redonda de un lado para el otro hasta que una jugada individual finalizara con la Jabulani dentro del arco rival. Ese fue el gran motivo de la derrota. Eso puede servir en campeonatos locales o internacionales de clubes, pero no en una Copa del Mundo, donde conformar un verdadero equipo es prácticamente garantía de victoria, o por lo menos, de bastantes puntos a favor. En estas instancias decisivas, un mínimo detalle puede dejar a un conjunto fuera de la competición, y Argentina vaya que los tuvo.

No es momento de prender la hoguera y quemar cabezas, pero sí es hora de hacer un balance y formular críticas constructivas para que lo de hoy no vuelva a suceder. A Nicolás Otamendi lo desbordaron los nervios, Maxi Rodríguez se encontró perdido en todo tramo del partido, Lionel Messi tomó el balón muy cerca de Javier Mascherano, lo que le quitaba piernas para lastimar donde vale, en el área contraria, y Gonzalo Higuain realizó un trabajo al cual no está acostumbrado: chocar, chocar y chocar con los muros alemanes del fondo, Friedrich y Per Mertesacker. No obstante, en un panorama tan oscuro como fue el de Argentina, hubo pequeñas cosas para destacar: El orden de Mascherano, la rebelión de Ángel Di María y la entrega de Tevez.

En cuanto a Alemania, el trabajo que realizó se puede definir en una sola palabra: efectividad.  La frialdad y la contundencia de los ganadores impresiona y hasta intimida. De seis remates que fueron en dirección al arco defendido por Sergio Romero cuatro ingresaron, y es la tercera vez en cinco partidos que logra anotar la misma cantidad de goles -4 a 0 frente a Australia por la primera fecha y 4 a 1 contra Inglaterra, por octavos-.

Hasta el momento, Klose y compañía no perdonan. Sin embargo, la virtud puede convertirse en problema cuando uno de los muchachos de arriba se despierte con un mal día.

Esta vez ni la humanidad de Messi, ni la garra de Carlitos, ni los goles de Higuain, ni mucho menos la presencia de respeto que provoca Juan Sebastián Verón estando en el terreno o los milagros del Titán, que de hecho no ingresaron, pudieron guiar a los de celeste y blanco a semifinales.
 
Hoy Argentina fue humillada. Hoy Argentina piensa en el 2014.

La gran locura de un verdadero Loco


Dicen que Sebastián Washington Abreu está loco, verdaderamente loco.  Hay circunstancias en la que parece no comprender la dimensión de los torneos que juega, pero en verdad lo sabe, lo cual lo hace más loco aun, un verdadero loco. Su frialdad fue pocas veces vista en el fútbol, y a pesar de no ser un privilegiado con el balón en los pies posee una cantidad de goles a los que pocos llegaron. Otra que el argentino Martín Palermo.

En el partido de cuartos de final entre Uruguay y Ghana, Abreu estuvo en el banco de suplentes, siempre dispuesto a ingresar. A los 75´, con el partido en 1, el tercer cambio fue él. Y no aportó mucho hasta los 90´, y mucho menos hasta los 105´ y 120´, minuto en el que el árbitro portugués Benquerenca hizo sonar el silbato en el área Charrúa, por lo que el corazón de todo el pueblo uruguayo se paralizó por unos segundos. El motivo: Luis Suárez tapó con la mano un cabezazo de los africanos tras un tiro libre, en lo que era la última en el encuentro, la última de las últimas. Era penal. 

En ese momento parecía que las ilusiones del número 13 de llegar al 11 de julio con chances de levantar la copa se esfumaban, así como lo hicieron frente a Senegal en Corea-Japón 2002 en la fase de grupos. Pero el destino, para los que creen que todo está escrito y nada se puede cambiar; Dios, para los más religiosos; o la mala suerte de Asamoah Gyan, para los que consideran el fútbol como un deporte en el que puede suceder cualquier cosa y sorprender a propios y extraños, estrelló ese último tiro en el travesaño, forzando que el duelo se defina por los remates desde los doce pasos. Era la lotería de los disparos desde el punto del penal lo que determinaría el rival de Holanda. Eran Las Estrellas Negras o los sudamericanos, solo uno sería el sobreviviente.

Una de las historias dignas de contar cuando finalice el torneo de Sudáfrica se comenzó a escribir cuando se determinó que el ejecutante del quinto remate sea Abreu. El responsable era el mismo que clasificó a la Celeste a Sudáfrica 2010, con un gol ante Costa Rica en el repechaje. Y así camino desde el círculo central del campo hacia donde la pelota lo estaba esperando, desafiándolo a realizar una locura, esas de las que nos tiene acostumbrado.

Pasos cortos; suspiros de tranquilidad, como si el penal lo estuviese por patear en un picado entre amigos; una mirada que reflejaba victoria; y un ser humano que conllevaba 298 goles en 517 encuentros, todo eso emanaba Abreu, solo mirándolo caminar con su histórica camiseta número 13. “La pica, la pica”, decía más de un relator en ese instante. Se paró enfrente de la humanidad de Richard Kingson, tomó larga carrera y llegó a la redonda. Cuando muchos se taparon los ojos, y otros tantos cambiaron de canal llegó el final de la novela del día…

La picó, sí señores, la picó, y la pelota ingresó siendo espectadora de lujo de la volada en vano del ghanés. Ya no es solo conocido en Uruguay, ahora habla el planeta entero acerca de ese hombre que se animó a hacer lo inimaginable: pinchar la pelota en un penal decisivo por cuartos de final.

Hoy, 2 de julio, comprendí por qué afirman que Abreu está loco, verdaderamente loco.

Quedan pocos, quedan ocho

Empezaron 32, y hoy tan solo son ocho los equipos que cuentan con chances reales de levantar el trofeo mas preciado del mundo a nivel deportivo.
Cuatro sudamericanos –Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay-, tres europeos – Alemania, España y Holanda- y un africano –Ghana-, son los que aspiran a alcanzar la gloria.

-Aquí, un análisis detallado de cada una de las selecciones que llegó a cuartos de final:

URUGUAY
: A pesar de haber clasificado al Mundial por medio del repechaje, el conjunto uruguayo se mostró como uno de los mejores de la competencia.
La seguridad en el arco del joven Fernando Muslera, la voz de mando de Diego Lugano en la última línea, y el gran rendimiento que está teniendo Diego Pérez en el mediocampo, ubican a Los Charrúas como uno de los equipos más sólidos en defensa y con más oficio para aguantar un resultado. Y pensando en el arco de enfrente, el entrenador Oscar Washington Tabárez no es para nada mezquino: Diego Forlán, Luis Suárez y Edinson Cavani forman una delantera de tres hombres, en la que el goleador del Palermo se ubica metros atrás de los otros dos, parándose por delante del doble cinco cuando se necesita recuperar el balón, y transformándose en un tercer punta cuando se tiene la posesión de la redonda.
Para argumentar lo dicho anteriormente, los números son contundentes: un solo gol en contra, seis a favor, e invicto.

Goleadores:
3-  Lis Suárez
2- Diego Forlán
1- Alvaro Pereyra

Así llegó…
Uruguay 0- Francia 0
Uruguay 3- Sudáfrica 0
Uruguay 1- México 0
Uruguay 2- Corea del Sur 1

GHANA: Un continente detrás de Las Estrellas Negras. Un continente buscando la gloria.
Camerún en Alemania 1990 y Senegal en Corea-Japón fueron las selecciones africanas que llegaron más lejos en una Copa del Mundo, y justamente fue hasta cuartos de final. Solo queda un último esfuerzo, un solo partido para que Ghana marque historia nuevamente; y ya en semifinales por qué no pensar con alzar la copa el 11 de julio.
Con respecto a como tratan la redonda, lo mismo que Camerún en 1990 y Senegal en 2002: rapiditos arriba, fuertes físicamente, pero con errores y distracciones que les terminan costando partidos.

Goleadores:
2-Asamoah
1-Kevin Prince Boateng

Así llegó…
Ghana 1- Serbia 0
Ghana 1- Australia 1
Ghana 0- Alemania 1
Ghana 2- Estados Unidos 1

ALEMANIA: Un equipo alemán que juega bien, verdaderamente bien. Esa es la definición clara y concisa para los dirigidos por Joachin Low. Dos centrales fuertes por arriba, aunque un poco dubitativos cuando la pelota viene al ras de suelo: Arne Friedrich y Per Mertesacker. Un lateral que parece haberse criado en Río de Janeiro o en Bello Horizonte: Philipp Lahm. Dos volantes que juegan cerca del círculo central y se entienden a la perfección: Sami Khedira y Bastian Schweinsteiger. Una línea de tres volantes-enlaces-delanteros, que son juntamente eso, volantes o enlaces o delanteros, según la jugada lo pida, compuesta por Mesut Özil, Thomas Müller y Lucas Podolski. Y arriba él, el interminable, el eterno goleador: Miroslav Klose.
Un equipo alemán que juega bien, verdaderamente bien. Pero no invencible, sino pregúntenle a Serbia.

Goleadores:

3- Thomas Muller
2-Miroslav Klose
2-Lukas Podolski
1- Mesut Ozil
1- Cacau

Así llegó…
Alemania 4- Australia 0
Alemania 0- Serbia 1
Alemania 1- Ghana 0
Alemania 4- Inglaterra 1

ARGENTINA: Muchos dicen que es lo mejor que se vio hasta el momento, y eso que Lionel Messi todavía no apareció en su máxima dimensión.
La figura de Diego Armando Maradona en el banco de suplentes es un gran incentivo para ver un partido de Argentina, y más cuando el equipo juega como juega. Con una delantera de esas que se repiten una vez cada varios años, integrada por Ángel Di María, Carlos Tevez, Messi y Gonzalo Higuain, toda una nación sueña con consagrarse campeona por tercera vez en su historia -ya lo habían logrado cuando fue anfitriona en 1978 y en México 1986-.
No obstante, el punto débil de un conjunto que es letal en los últimos metros, es la parte central de la defensa. Contra Corea del Sur en la segunda fecha se lesionó Walter Samuel y el nivel de Martín Demichelis está muy por debajo de su potencial.
Que los de abajo solo le peguen para arriba, que los delanteros se encargan de todo.

Goleadores:
4- Gonzalo Higuain
2- Carlos Tevez
1- Gabriel Heinze
1- Martín Demichelis
1- Martín Palermo

Así llegó…
Argentina 1- Nigeria 0
Argentina 4- Corea del Sur 1
Argentina 2- Grecia 0
Argentina 3- México 1

HOLANDA: No golea pero gana. No entretiene pero pasa de ronda. No juega con tres hombres de punta pero convierte en todos los partidos. Sin duda, este conjunto no es parecido a ese que disputó los Mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978. Y ya no juega con dos extremos y un centrodelantero, como esa tan recordada delantera de Marco Van Basten, Ruud Gullit y Marc Overmars, más acá en el tiempo. Este es otro estilo, que rompe con la mítica holandesa, pero vence a sus rivales, y por ende, sigue avanzando en la Copa del Mundo.
Que no es un equipo vistoso se puede percibir a una legua, pero cuando lo importante en un torneo tan corto es ganar, las maneras y los por qué no importan demasiado.
Esta selección juega al ritmo del volante Wesley Sneijer, por lo que muchas veces el trámite del partido se hace lento y hasta irrita los ojos de las personas a las que les gusta un fútbol exquisito, con dinámica. Pero la fórmula es clara: Sneijer arma y Arjen Robben define. Sin mucha ciencia. El único que está desentonando es el 9, Robie Van Persie, reconvertido en centrodelantero por el entrenador Van Marjwik para afrontar este Mundial.
Los que estaban acostumbrados a perder con la frente en alto, hoy ganan con el cuchillo entre los dientes.

Goleadores:
2-Wesley Sneijer
1-Arjen Robben
1-Robien Van Persie
1-Klas Jaan Huntelaar
1-Dirk Kuyt

Así llegó:
Holanda 2- Dinamarca 0
Holanda 1- Japón 0
Holanda 2- Camerún 1
Holanda 2- Eslovaquia 1

BRASIL: Cuando se analiza al pentacampeón del mundo es difícil hacer una crítica. Pueden jugar brindando un espectáculo, con goleadas abultadas, caños y por demás chiches que enriquecen en todo sentido al espectador. Pueden jugar mal, pero ganan igual. Estas pocas palabras simplifican lo que fue Brasil a lo largo de la historia, y lo que es ahora.
El conjunto de Dunga no es como el que tenía a Pelé en cancha, a Coutinho o a Tostao, pero ojo que posee lo suyo. Escapadas de Robinho, remates magníficos de Luis Fabiano y la magia intacta de Kaka. El mejor arquero del planeta: Julio César. Un central que tranquilamente podría ser el 10 de otra selección de menos categoría: Lucio. Y dos laterales que no se sabe si son volantes o extremos.
Brasil es siempre temible, y mucho más si los que saben se están comenzando a entender en el terreno de juego.
Le convirtió tres al Chile de Marcelo Biela y a la Costa de Marfil de Didier Drogba. No perdió con el Portugal de Cristiano Ronaldo. Y ahora que ya aflojó las piernas va por Sneijer y compañía.

Goleadores:
3- Luis Fabiano
2- Elano
1- Robinho
1- Maicon
1- Juan

Así llegó…
Brasil 2- Corea del Norte 1
Brasil 3- Costa de Marfil 1
Brasil 0- Portugal 0
Brasil 3- Chile 0
 

PARAGUAY
: Llegó a estas instancias tras vencer a Japón por penales, en un partido que no mostró nada de nada.
La selección paraguaya está muy lejos de rendir como lo hizo en las Eliminatorias. Hasta el momento no se observó una conexión entre los que saben con la pelota, ni una sucesión seguida de pases, ni remates de lejos direccionados hacia el arco y mucho menos la tan famosa picardía sudamericana. Los delanteros no marcan, y los generadores de juego no aparecen. Sin embargo, la defensa sólida y aguerrida que posee le permite soñar con ser uno de los cuatro semifinalistas una vez que finalice la ronda.
Con un toque argentino desde el banco de suplentes –el rosarino Gerardo Martino es el entrenador-, el equipo guaraní buscará mejorar su performance en un duelo en el que no tiene nada que perder. En el enfrentamiento que tendrá frente a la poderosa España por cuartos.

Goleadores:
1- Antolin Alcaraz
1- Enrique Vera
1- Cristian Riveros

Así llegó…
Paraguay 1- Italia 1
Paraguay 2- Eslovaquia 0
Paraguay 0- Nueva Zelanda 0
Paraguay 0(5)- Japón 0(3)
Haedo Valdez:


ESPAÑA:
Con el mejor jugador de la competición hasta el momento, el delantero David Villa, se tiene un plus importante a la hora de definir los partidos.
La Furia llegó a Sudáfrica como el gran candidato a festejar el 11 de julio en Johannesburgo, y todavía tiene chapa de favorito, aunque la derrota inmerecida con Suiza en la primera fecha hizo que muchos periodistas y espectadores resultadistas inclinarán la balanza hacia otras selecciones a la hora de nombrar al favorito.
Con seis del Barcelona –Puyol, Piqué, Xavi, Busquets, Iniesta y la nueva adquisición, Villa-, y con tres del Real Madrid –Casillas, Sergio Ramos y Xavi Alonso- dentro del once inicial, el técnico Vicente Del Bosque justificó el por qué de la diferencia de nivel de ambos conjuntos con el resto de los equipos.
El número 7 como goleador del Mundial, e Iniesta y Xavi en un gran nivel son en quienes vuelcan sus sueños la afición española. Pero ojo que también tienen falencias: poco orden en la última línea y falta de gol de su centrodelantero, Fernando Torres.

Goleadores:
4- David Villa
1- Andrés Iniesta

Así llegó…
España 0- Suiza 1
España 2- Honduras 0
España 2- Chile 1
España 1- Portugal 0

Fútbol y tecnología, ¿son compatibles?

 
Remate de Lampard. La pelota ingresó 80 centímetros

Remate de Lampard. La pelota ingresó 80 centímetros

  

Claro offside de Tevez en el primer gol argentino

  

 ¡GOOOOL!, salió gritando el inglés Frank Lampard, después de que su gran remate desde fuera del área pegue en el travesaño, pique dentro del arco, y salga. El argentino Carlos Tevez hizo lo mismo que el británico: luego de que lo habilitase Lionel Messi definió de cabeza con el arco vacío, pero este fue claramente en offside. Obviamente, uno fue cobrado y el otro no. Paradoja: el tanto del volante no fue convalidado, en cambio, el del delantero, sí. Una verdadera vergüenza mundial.  

El escándalo no hubiese sido tal, o por lo menos hubiese tenido menos repercusión, si ambas acciones de juego ubiesen sido finas, lo que podría haber puesto en duda a los asistentes a la hora de la decisión final. Sin embargo, la realidad fue completamente distinta: la pelota de Lampard ingresó 80 centímetros, y Tevez estaba adelantado por más de un metro, sin siquiera un jugador por delante de él. Es aquí cuando se discute si la tecnología y el fútbol pueden ser compatibles dentro de un campo de juego.  

Este tema es bastante delicado y complejo para resolverlo en poco tiempo, se deben hacer análisis de cómo influiría en el juego y de si el hombre de negro perdería protagonismo con el ingreso de nuevas técnicas para acercar las decisiones del pito a la excelencia. No obstante, tiempo atrás se intentó fusionar la tecnología con el arbitraje en varias ocasiones. Un ejemplo es el campeonato juvenil de Perú 2005, donde la pelota tenía un microchip para determinar si entraba o no en las jugabas dudosas. Si la redonda superaba la línea de gol, los postes, con censores en su interior, realizaban una señal sonora, la cual daba como valida la anotación. Este proyecto, como tantos otros, quedó en la nada.   

En el mismo año que se realizó el torneo Sub 17 en territorio peruano, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, avaló la decisión: “No pasa un día sin que la tecnología progrese y nosotros, por lo tanto, tenemos la obligación de probar aquella que pueda ser utilizada en un estadio”. A pesar de estos comentarios, es sabido que el suizo admira la naturaleza del juego en todo aspecto, por lo que parece que la tecnología esta varios años luz por detrás del fútbol.
    
Si el tenis, el basquet en Estados Unidos -NBA-, el fútbol americano y el béisbol, entre otros deportes, crecieron a la par de una nueva era, caracterizada por inventos de alta complejidad, y los adoptaron como medio para hacer de estos espectáculos un terreno más justo, en el que parece difícil que la grandeza de un conjunto o un protagonista por sobre otro pueda ser sinónimo de ventaja; ¿No es momento que la FIFA, como tantos otros organismos y organizaciones, comience a innovar dentro de su terreno? ¿El ingreso de chips dentro de los balones, repeticiones al instante en jugadas dudosas, o pantallas gigantes en los estadios que permitan corregir errores de los jueces al instante, harán que el deporte más masivo del mundo pierda popularidad? ¿Se logrará en algún momento relacionar tecnología y fútbol dentro de un campo de juego?.   

Sea cual sea la decisión que tome Blatter y compañía acerca del tema, los horrores del 27 de junio serán noticia por un largo rato. Paradoja: además de que Inglaterra y México fueron claramente perjudicados, ambos quedaron eliminados de Sudáfrica 2010.

Comenzó la verdadera Copa del Mundo…

Hoy empezaron los Octavos de Final, y para los que saben acerca del tema, el 26 de junio comenzó el verdadero Mundial.

Entre los 16 mejores hay una gran presencia sudamericana: clasificaron los cinco equipos que representan a la CONMEBOL –Uruguay, Argentina, Paraguay, Brasil y Chile-, con una propuesta de juego bastante interesante, siempre pendiente del arco de enfrente. Quizás en estas selecciones se vio lo mejor de la Copa del Mundo hasta el momento.

En cambio, los europeos dejaron mucho que desear: Francia e Italia ya están afuera, y los que superaron la primera fase, excepto Holanda, lo hicieron en la última fecha sin ser capaces de convencer a sus respectivas aficiones.

Japón y Corea del Sur fueron los asiáticos que avanzaron. Sin embargo, a pesar de haber mostrado velocidad en los últimos metros, ambos conjuntos son muy flojos técnicamente. Es difícil pensar que los orientales ingresen a Cuartos.

Una gran paradoja es que en África la fiesta es ajena: el único capaz de anotarse en Octavos fue Ghana, por lo que todo el continente negro estará detrás de los pasos de los dirigidos por Milovan Rajevak. No obstante, las insoportables y revolucionarias vuvuzelas y la calidez sudafricana en las tribunas seguirán presentes.

Esperemos que los primeros 48 partidos de esta competición hayan servido para quitar nervios en los protagonistas, ablandar piernas y aceitar sistemas tácticos de Play Station.

Lo cierto es que la totalidad de los sobrevivientes hasta el día de hoy tienen un mismo objetivo: alzar el trofeo más importante del planeta a nivel deportivo, el 11 de julio en el estadio Soccer City de Johannesburgo.

-Aquí les dejo un cuadro con los enfrentamientos de Octavos: