El fin de un ciclo…


Tal como muchos preveían luego de la catastrófica derrota Argentina en Sudáfrica frente a Alemania, Diego Armando Maradona dejó su cargo de director técnico. Sin embargo, el motivo no fue un solo resultado, una goleada en contra o una declaración desafortunada. El asunto viene desde hace tiempo, más precisamente desde el primer día en que fue designado como entrenador.

El 5 de noviembre de 2008, en una conferencia de prensa, junto con Julio Humberto Grondona y Carlos Salvador Bilardo –presentado como secretario técnico ese mismo día-, en la que se vio a estas tres personas en un clima bastante calmo y hasta amigable,  Maradona puso en juego su idolatría al asumir como seleccionador argentino. No obstante, desde ese momento, su arribo a Ezeiza fue bastante cuestionado. Semanas atrás, Alfio Basile se había alejado de la Selección luego de una derrota frente a Chile por 1 a 0, y desde el círculo íntimo del Coco –especialmente su hijo, Alfito– apuntaron que el responsable de que los jugadores hubieran tenido una tarde noche para el olvido fue, nada más ni nada menos, que Diego Armando Maradona. Cuando las cosas empiezan mal terminan de la misma manera, dice un conocido refrán barrial, y esta no fue la excepción…

21 meses después, se volvió a ver a Diego frente a los periodistas, sentado en el predio de Ezeiza, pero el motivo de la charla fue completamente distinto al de finales de 2008. Luego de no haber renovado su contrato con la AFA, Pelusa leyó un comunicado, escrito por él, que duró aproximadamente 10 minutos. “Bilardo me traicionó y Grondona me mintió”, fueron las palabras de mayor repercusión de esa mini conferencia de prensa, en la que no hubo preguntas, a pedido del ex entrenador. Esa frase, al mejor estilo maradoniano, recorrió el mundo entero, y hundió al fútbol nacional, como también a la organzación, a lo profundo de un pozo que parece no tener fondo.

Cuando Diego habló de traición, ¿recordó que él fue quien aceptó la oferta del presidente de la AFA? En ese momento, él  atentó contra su conciencia al negociar con un dictador del fútbol en nuestro país, un personaje que se mantiene en la cúspide del poder desde 1979, transando con gobiernos de facto y apoyando a gobernadores que de a poco mercantilizaron propiedades de nuestro territorio.

En esta historia, Maradona no es Heidi ni Grondona el lobo feroz. Partiendo desde la premisa de que el fútbol es uno de los negocios que más poder y dinero mueve a lo ancho y largo del planeta, ambos íconos del deporte argentino defienden sus intereses. Obviamente, la capacidad de negociación de Don Julio es bastante superior a la de Pelusa, por lo en el momento en que comenzó el enfrentamiento, el final estaba escrito.

La decisión de colocarle al 10 el buzo de técnico en medio de las Eliminatorias fue para apaciguar las aguas tras el polémico alejamiento de Basile, para calmar un vestuario bastante “revolucionado”. Durante este mandato nada acompañó: 1-6 ante Bolivia en La Paz, un 0-2 que podría haber sido mucho mayor contra Ecuador, una lección futbolística de Paraguay que finalizó 0-1, un 2-4 frente a Cataluña, una derrota en España, y la frutilla del postre -uno bastante amargo para los argentinos-, el 0-4 ante Alemania en el Mundial; declaraciones de muy mal gusto luego de la clasificación a Sudáfrica en Uruguay, que dieron la vuelta al mundo; la frecuente incoherencia entre palabra y acción al nombrar jugadores que disputarían la Copa del Mundo o saldrían al campo en más de una ocasión, entre otros asuntos, fueron y son temas para tener en cuenta y no volver a repetir, sea cual sea el títere o entrenador que arribe. El ciclo Maradona fue negativo, pero como es el mejor futbolista de todos los tiempos, las críticas son menores, o peor aun, inexistentes.

Es hora de dejar de hablar de Diego, de Don Julio, de Bilardo; es hora de hacer un planteo serio y analizar qué se quiere para la Copa América del 2011 y para el Mundial del 2014; es hora de volver a estar en la cima del mundo en cuanto a lo deportivo. Material hay, falta trabajo.

En lo inmediato, un amistoso frente a España, que se disputará con jugadores seleccionados por Maradona, algunos agregados por Grondona y Bilardo, y con Sergio Batista en el banco de suplentes. Otra desprolijidad más, como las que vienen ocurriendo desde 1979.

Hasta luego Diego. Muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: