Hasta el 2014…


La imagen del técnico Diego Armando Maradona desplomándose sobre la espalda de Sergio Agüero tras el tercer gol alemán fue un claro reflejo de lo que mostró Argentina en la estrepitosa caída por 4 a 0 frente a Alemania. Diría una derrota que quedará marcada por un largo tiempo.

El partido no comienza cuando están parados 22 hombres con una pelota en el medio del campo, sino que lo hace en la previa, con todo lo que los rodea. Las declaraciones polémicas de Bastian Schweinsteiger y las respuestas de Maradona; las dudas en cuanto a la formación argentina y las certezas alemanas; dos prensas que ya situaban a sus respectivas selecciones en semifinales, formaron parte de este duelo tan esperado por el mundo entero. Para uno era la revancha de Alemania 2006, para el otro este enfrentamiento servía para demostrar que lo que ocurrió cuatro años atrás no fue casualidad.

Ya situados en el 3 de julio a las 11 empezó lo que todos esperaban: que la pelota ruede en el Green Point Stadium. Un gol tempranero de los dirigidos por Joachin Low cambió por completo el rumbo del partido. La albiceleste tuvo que salir a buscar el empate y los europeos, con espacios para la contra, fueron letales. Hicieron cuatro: el primero de Thomas Muller luego de un centro, el segundo y el cuarto de Miroslav Klose, ambos de contra, y el tercero de Arne Friedrich, después de una segunda jugada proveniente de un tiro de esquina.

Esa goleada final deja poco margen para hacer un análisis intensivo del juego y de los merecimientos. Sin embargo, hay que decir que Argentina hizo lo que pudo. Con un planteo erróneo desde donde se lo mire por parte de su entrenador, los sudamericanos intentaron desplegar su juego, eso que saben, mover la redonda de un lado para el otro hasta que una jugada individual finalizara con la Jabulani dentro del arco rival. Ese fue el gran motivo de la derrota. Eso puede servir en campeonatos locales o internacionales de clubes, pero no en una Copa del Mundo, donde conformar un verdadero equipo es prácticamente garantía de victoria, o por lo menos, de bastantes puntos a favor. En estas instancias decisivas, un mínimo detalle puede dejar a un conjunto fuera de la competición, y Argentina vaya que los tuvo.

No es momento de prender la hoguera y quemar cabezas, pero sí es hora de hacer un balance y formular críticas constructivas para que lo de hoy no vuelva a suceder. A Nicolás Otamendi lo desbordaron los nervios, Maxi Rodríguez se encontró perdido en todo tramo del partido, Lionel Messi tomó el balón muy cerca de Javier Mascherano, lo que le quitaba piernas para lastimar donde vale, en el área contraria, y Gonzalo Higuain realizó un trabajo al cual no está acostumbrado: chocar, chocar y chocar con los muros alemanes del fondo, Friedrich y Per Mertesacker. No obstante, en un panorama tan oscuro como fue el de Argentina, hubo pequeñas cosas para destacar: El orden de Mascherano, la rebelión de Ángel Di María y la entrega de Tevez.

En cuanto a Alemania, el trabajo que realizó se puede definir en una sola palabra: efectividad.  La frialdad y la contundencia de los ganadores impresiona y hasta intimida. De seis remates que fueron en dirección al arco defendido por Sergio Romero cuatro ingresaron, y es la tercera vez en cinco partidos que logra anotar la misma cantidad de goles -4 a 0 frente a Australia por la primera fecha y 4 a 1 contra Inglaterra, por octavos-.

Hasta el momento, Klose y compañía no perdonan. Sin embargo, la virtud puede convertirse en problema cuando uno de los muchachos de arriba se despierte con un mal día.

Esta vez ni la humanidad de Messi, ni la garra de Carlitos, ni los goles de Higuain, ni mucho menos la presencia de respeto que provoca Juan Sebastián Verón estando en el terreno o los milagros del Titán, que de hecho no ingresaron, pudieron guiar a los de celeste y blanco a semifinales.
 
Hoy Argentina fue humillada. Hoy Argentina piensa en el 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: